lunes, 12 de diciembre de 2011

Lucas 2:8-20

En esa misma región había unos pastores que pasaban la noche en el campo, turnándose para cuidar sus rebaños. 

Sucedió que un ángel del Señor se les apareció. La gloria del Señor los envolvió en su luz, y se llenaron de temor.

Pero el ángel les dijo: «No tengan miedo. Miren que les traigo buenas *noticias que serán motivo de mucha alegría para todo el pueblo.

Hoy les ha nacido en la ciudad de David un Salvador, que es Cristo el Señor.
Esto les servirá de señal: Encontrarán a un niño envuelto en pañales y acostado en un pesebre.»

De repente apareció una multitud de ángeles del cielo, que alababan a Dios y decían:   

«Gloria a Dios en las alturas,  y en la tierra paz a los que gozan de su buena voluntad.

Cuando los ángeles se fueron al cielo, los pastores se dijeron unos a otros: «Vamos a Belén, a ver esto que ha pasado y que el Señor nos ha dado a conocer.»

Así que fueron de prisa y encontraron a María y a José, y al niño que estaba acostado en el pesebre.

Cuando vieron al niño, contaron lo que les habían dicho acerca de él, y cuantos lo oyeron se asombraron de lo que los pastores decían.

María, por su parte, guardaba todas estas cosas en su corazón y meditaba acerca de ellas. Los pastores regresaron glorificando y alabando a  Dios por lo que habían visto y oído, pues todo sucedió tal como se les había dicho.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada